Calle 13 hizo historia y sorprendió a Lima con una presentación gratuita

Calle 13 hizo historia y sorprendió a Lima con una presentación gratuita

Calle 13 hizo historia y sorprendió a Lima con una presentación gratuita

En muchas culturas, el número 13 es de mala suerte y todo pareció indicar que la fecha asignada para el Colors Night Lights (jueves 13) cumplía a carta cabal con la infortunada cifra. Sin embargo, hubo un 13 de la buena suerte, un 13 algo esperanzador ante tanto infortunio, y ese 13 fue el que tomó la Calle.

Tras la cancelación súbita del festival que pondría en escena a Illya Kuryaki & The Valderramas, Molotov y Calle 13, la banda liderada por René Pérez no se quedó de brazos cruzados ni dejó que -una vez más- el público peruano se lleve una mala imagen de ellos por el fantasma de aquel 3 diciembre de 2011 en el Estadio San Marcos.

Y fue así como, mientras decenas se reunían confusos a las afueras del Estadio Nacional esperando una lógica justificación a la irrespetuosa cancelación, Residente usaba sus redes sociales para lanzar la alerta de guerra que exacerbó a miles de fanáticos: “Lima, si alguien se comunica por acá con nosotros y nos presta amplificadores de guitarra y bajo tocamos esta noche de gratis donde sea”.

La alerta corrió rápido, y durante horas de incertidumbre, confusiones, presunciones de locales para la realización del prometido show y enérgicos reclamos (hay quienes aún no les perdonan su tardanza de hace tres años), se dio lugar para el encuentro gratuito en el que el grupo boricua haría su improvisada presentación: Plaza San Martín. 11 de la noche.

El aguante llegó a la plaza

Cientos de personas hicieron miles y se fue apostando desde la hora pactada en la Plaza San Martín. Una especie de bus-tarima apostrado en el frontis del Gran Hotel Bolívar fungió de escenario, y en él, laboriosos técnicos instalaban y probaban amplificadores.

Los presentes se manifestaron de todas las formas posibles con cerveza en mano para apurar la fiesta. Algunos, incluso, se subían a los árboles de la Plaza ante los gritos de júbilos del público presente. Como la espera se hacía larga, muchos no dudaron en levantar sus llaves y hacerlas tintinear al unísono para avisarle a René Pérez y compañía que los peruanos son fans pero tampoco es para tanto. El reloj marcaba la medianoche.

Tras avisar que faltaba equipamiento para montar el escenario, los enseres llegaron de generosos colaboradores que quisieron unirse al llamado de Calle 13. La banda completa subió al bus-tarima a la 1:00 de la mañana, y el público no dejaba de gritar -siempre con cerveza en mano- ante el gesto de los músicos puertorriqueños de hacerse presentes para ellos.

“No tenemos los equipos necesarios y no esperábamos que viniera tanta gente, pero los que saben las canciones cántenlas para que los que no nos escuchan puedan cantar con nosotros”, avisó René para inmediatamente atar una bandera peruana en el frontis del “escenario”.

Locos sueltos en la plaza

Con “Fiesta de locos”, los presentes hicieron de las suyas. El sonido fue malo, es cierto; pero no se podía exigir más ante la iniciativa del grupo de tocar de forma gratuita con tal de no defraudar a su público. Aunque no se podía escuchar por completo lo que la banda tocaba, los fans cumplieron un papel importante al corear a viva voz cada una de las canciones que tan populares hicieron a este grupo.

El arraigo y el fanatismo de muchos, hizo que el show sea un éxito de convocatoria, las redes ayudaron mucho a que los jóvenes peruanos se dieran cita en la emblemática plaza limeña, y tomaran -literalmente- las calles por asalto. Lamentablemente, por la hora más que nada, el show no podía ser completamente largo por eso el grupo solo tocó seis canciones. “Baile de los pobres”, “El aguante”, “La vuelta al mundo”, “Atrévete-te-te” y “Latinoamérica” fueron los temas del reducido set list, y aunque fueron breves, el público no podía pedir más.

Este concierto, histórico valga recordar, sin duda será recordado y tendrá gran rebote en todo Latinoamérica. No solo será recordado como el concierto en el que Calle 13 cantó gratis en una plaza de Lima a la 1:00 de la mañana (la misma que le costó una multa), sino también será recordado como el show en el que miles se unieron a una sola voz para “portarse mal”, armar una “fiesta de locos”y “brindar por el aguante”. La juventud tomó la plaza, y el fantasma del 3 de diciembre de 2011 ya quedó en el olvido. Hasta una próxima, si quizás la habrá.

Filed Under: Noticias

Tags:

RSSComments (0)

Trackback URL

Leave a Reply